Tras estudiar las distintas opciones de tratamiento, su médico le informó de que la quimioterapia es la mejor opción en su caso. Le explicó que se trata de un tratamiento muy fuerte, que tiene efectos secundarios. Tal vez le hayan surgido algunas dudas y preguntas que los siguientes párrafos puedan ayudar a resolver.

¿Qué es la quimioterapia y cuál es la causa de sus efectos secundarios?

Se denomina quimioterapia a la medicación que se utiliza para tratar el cáncer. Algunas veces, a este tipo de tratamiento se le llama coloquialmente sólo "quimio".

La ventaja – y el problema – de la quimioterapia es que actúa en todo el cuerpo, por lo que, además de destruir las células cancerosas del tumor y aquéllas que han hecho metástasis y se han extendido a otras partes del cuerpo alejadas del tumor primario (original), también puede afectar a las células sanas y normales.

Los fármacos utilizados en quimioterapia destruyen las células de rápido crecimiento de todo el cuerpo. La causa de los efectos secundarios es, precisamente, este daño ocasionado al tejido sano, a las células sanas.

Las células normales con mayor probabilidad de ser afectadas son:

  • las células productoras de sangre en la médula ósea,
  • las células de la boca,
  • las del tracto digestivo (sobretodo el intestino),
  • las células del sistema reproductor
  • los folículos del cabello.

Algunos agentes quimioterapicos pueden además dañar las células del corazón, los riñones, la vejiga, los pulmones y el sistema nervioso.

En resumen, es importante tener en cuenta que:

  • Todas las personas no experimentan todos los efectos secundarios.
  • La gravedad de los efectos secundarios es distinta según la persona.
  • El médico y/o la enfermera responderá a cualquier duda que tenga y le informará de los efectos secundarios que puede sufrir en su caso.
  • En algunos casos existen fármacos, que su médico le puede recetar, para evitar o mejorar los síntomas secundarios de la quimioterapia.
  • A pesar de que los efectos secundarios pueden causar molestias, es importante que recuerde que este tratamiento es el que su médico considera el mejor para destruir el cáncer que le afecta.

¿Cuáles son los efectos secundarios más frecuentes?

Los efectos secundarios más frecuentes de la quimioterapia incluyen:

  • Náuseas y vómitos.
  • Caída del cabello.
  • Cansancio y malestar general.
  • Mayor probabilidad de hematomas y sangrado.
  • Anemia.
  • Infecciones.

Otros problemas o síntomas que puede producir la quimioterapia son:

  • Problemas intestinales.
  • Cambios en el apetito y peso.
  • Llagas en la boca, las encías y/o la garganta.
  • Problemas en los nervios y músculos.
  • Sequedad de la piel.
  • Irritación de los riñones y la vejiga urinaria.
  • Problemas relacionados con la sexualidad y la fertilidad de los órganos reproductores.

¿Causa dolor la quimioterapia?

Muchos fármacos utilizados en quimioterapia se deben administrar directamente en la sangre, por la vena, o con inyecciones en el músculo, lo que ocasiona una pequeña molestia.

Por lo demás, si la administración del fármaco le produce dolor, ardor, frío u otra sensación rara, avise a su médico o enfermera inmediatamente, pues tal vez exista un pequeño problema de administración.

¿Cuánto tiempo duran los efectos secundarios?

La mayoría de los efectos secundarios desaparecen con bastante rapidez al finalizar el tratamiento, pues las células sanas se recuperan rápidamente. El tiempo exacto es variable, depende de cada persona y de muchos factores, incluyendo el estado general de salud y el tipo de fármacos que ha recibido.

Algunos efectos secundarios tardan meses o años en desaparecer por completo; otras veces permanecen toda la vida. Un ejemplo es cuando la quimioterapia causa daño permanente al corazón, los pulmones, los riñones o a los órganos reproductores. También puede aparecer un segundo cáncer muchos años después.

¿Podré trabajar mientras estoy recibiendo quimioterapia?

La capacidad para trabajar, estudiar o realizar otras actividades depende del tratamiento recibido y de cómo éste le afecte. Algunos tratamientos requieren ingreso en el hospital una o más semanas, pero otros pacientes están en condiciones de trabajar durante el tratamiento.

Aunque es posible que el cansancio que le provoca el tratamiento le haga necesario ajustar su horario de trabajo durante un tiempo, o simplemente reducirlo.

Asimismo, su médico le prescribirá la baja laboral si su estado no le permite continuar trabajando.

Fuente: American Cancer Society

Información dirigida a pacientes, familiares y publico en general residentes en España

Uso de Cookies. Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración pulsando aquí.

-